Biografía

Nací en Bilbao, en La Gota de leche, en 1971. Me iban a llamar Mateo por tradición familiar, pero en el último momento mi padre decidió romper la tradición. En cambio, por esa rama paterna recibí como feliz legado la pasión por los toros. Viví mi dentición entre cosos. Mi infancia fue realmente feliz y tuve la suerte de estudiar con los Jesuitas. Lo digo con orgullo, porque soy quien soy también gracias a ellos.

Valoro la lealtad, la honestidad y la solidaridad. Estos tres principios alumbran mi vida, y también mi visión del mundo taurino y mi propia actividad en este medio.

Soy una persona comprometida con la vida, con el periodismo y con la tauromaquia.

Charlar con amistades en una mesa, llegar a un lugar y confundirme con sus gentes, beber con audacia de las ciudades que visito, contar lo que veo, confesar lo que sé.

Y, siempre más allá, Sevilla.